La clave más importante para conocer tu Propósito de Vida

Siempre he sido una persona muy sociable y ahora es cuando he logrado una mejor comunicación con los demás.

Aunque existió un tiempo en que esto no fue así.

Me sentía desmotivada, deprimida e insatisfecha; mucho menos tenía idea de cuál era mi propósito.

Tampoco había identificado algo que pudiese considerar como «mi talento«; ese que se supone que todos poseemos, que nos hace totalmente particulares y diferentes de cualquier otro, ya que se nos entrega al nacer y solo hay que desarrollarlo.

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

Mateo 25:14-30

El Reino de los cielos eres TÚ amando y deseando aquello a lo cual le dedicas tu Vida.

Y una Maldición es lo que -según la parábola bíblica- le da la Divinidad a quien no hace uso alguno del talento que se le dio.

¿Han notado -por ejemplo cuando los niños están en pleno desarrollo- lo fácil que es para los Padres reconocer los dones y talentos natos de los hijos?

Ahora imagina que a tí te corresponde ser Padre e Hijo, y decidir qué talento te darás a tí mismo en un Nuevo Ciclo.

¿Qué ocurre con quien aún no tiene ni propósito, ni talento?

Decidir qué talento te es conveniente desarrollar para cumplir tu Propósito de Vida…

… requiere que primero tengas un Propósito con el cuál guiarte.

Muchas personas se extravían pensando que se trata de algo a descubrir; y a muy pocos se les ocurre que se trata de una decisión.

Es posible que te gusten muchas cosas, que disfrutes haciendo otras…

Pero no tengas eso que se considera como Verdadera Vocación.

Esta es la Clave Más Importante:

Tu Verdadero Propósito de Vida lo encuentras cuando te atreves a hacer eso que parece que aunque no se te de bien, sabes que te apasiona.

Atreverte a reinventarte las veces que sean necesarias.

Hasta que disfrutes verdaderamente de aquello a lo que le dedicas lo más valioso de tu Vida:

Tu Tiempo.

«Si la montaña no viene a mí, yo voy a la montaña».
Francis Bacon (parafraseando una máxima de Mahoma).

¿Cuál es el Everest a cuya cima deseas llegar?

Te invito a pensar en la verdad que habita en tu interior…

¿Qué te realiza al hacerlo? ¿Qué te da alegría, entusiasmo y motivación?

Si aún no lo conoces, mi experiencia te puede servir de ayuda.

Esta es una de las preguntas más difíciles que tuve que responderme a mí misma…

Sencillamente uno no puede dar cualquier Respuesta, ya que el Propósito de Vida, es también una sentencia y un destino.

A lo largo de mi Vida he logrado obtener cosas que para los demás parecían imposibles.

Esto siempre ha sido un punto a mi favor, porque hizo que en mi estructura psíquica se grabara esta frase:

No existen imposibles sino creencias limitantes a trascender.

Desde esa posición, reflexionando sobre lo que soy, lo que había logrado y lo que no había logrado, indudablemente llego el momento de encarar a las situaciones donde se implicaba hacerme cargo de  mis creaciones.

Una vez que entendí que la Realidad lejos estaba de ser lo que de Verdad yo quería que sea, tuve que encarar todas situaciones donde me correspondía hacerme cargo de  mi insatisfacción y desmotivación.

Fue entonces cuando se me cayó el velo.

Decidí que quería lograr vivir desde un nuevo paradigma.

La aceptación de que tanto mi talento como mi Propósito de Vida eran cuestiones que me correspondía decidir, me otorgó la claridad para que fuese Real mi enfoque en el crecimiento y en mi propia evolución. Ese mismo crecimiento es el que logramos dentro de nosotros, construyendo una congruencia transmisible a los demás. Y todo esto solo expresándonos libremente, ayudando también a otros en sus procesos personales.

Si quieres descubrir los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración.

Nikola Tesla

Esto implica hacernos totalmente conscientes de que siempre la energía que emanamos hacia afuera y hacia los demás, es la misma que ellos nos mostrarán de regreso.

Todo lo que das, es lo que te corresponde recibir por vibración y frecuencia.

¿Qué Deseas Recibir de la Vida?

Es una pregunta cuya respuesta te puede guiar a tu Propósito.

¿Qué Talento te conviene Desarrollar para alcanzar lo que Deseas?

Es preguntarse sobre cuestiones acerca de las cuales la gente rara vez se interroga.

Colocarte a ti mismo desde donde quieres jugar el juego, es donde se constituye tu Maestría.

¿Por qué dejarlo al azar o a que alguien más lo decida por ti?

Las personas rara vez comprenden que por acción u omisión, siempre son responsables por todas las situaciones que les acontecen. Y la paradoja está en que mientras más pronto se comprenda esta Verdad universal, más rápido la gente entenderá que puede lograr absolutamente todo lo que se proponga, ahora desde una perspectiva más elevada en la cual uno ya no es víctima de lo que acontece, sino que Es Quien dicta las condiciones de lo que acontecerá.

La clave más importante es entonces: 

Tomar la responsabilidad de reconocer que te apasiona y te hace sentir feliz de hacerlo, y DECIDIR vivir de ello.

Eso forma parte de reconocerte a ti mismo creador de tu realidad,  DECIDIR  el propósito de Vida es algo que te corresponde descubrir, una vez que ya puliste tu diamante interno y creciste lo suficiente para reflejar lo más puro de ti.

Lo mejor de todo es que la claridad se hace presente, una vez que decides evaluarte a ti mismo y eres capaz de reconocer tus virtudes, tus cualidades y tus defectos.

Yo encontré mi propósito de Vida, cuando me propuse conocerme y explorarme Verdaderamente, desde todas las realidades posibles de concebirse.

Y descubrí que Ser Divina es mi Verdadero Propósito de Vida.

 

Colaboración de Karen Mora y Cristian Narváez.

Comentar Esta Publicación